Ex conectados Jуvenes que han conseguido dejar Internet, chicas enamorando pareja

Un nuevo conjunto social ha acabado romper los grilletes que les ataban a las pi?ginas sociales de conectarse con el ambiente real

їSe imaginan volver a vivir desprovisto pi?ginas sociales, falto un telйfono mуvil inteligente o directamente desprovisto via A internet? Lo que Con El Fin De la mayorнa sobre nosotros se antoja inalcanzable, mбs allб de estas obligaciones laborales, lo ha conseguido un nuevo grupo social llamado ex conectados.

El tйrmino ha sido acuсado por Enric Puig Punyet, monitor sobre la Universidad Abierta de Cataluсa (UOC) desplazandolo hacia el pelo doctor en Filosofнa por la Universitat Autтnoma sobre Barcelona. Йl similar lo define asн “Un ex conectado seri­a alguien que se da cuenta de la natura supeditado o adictiva sobre su conexiуn. Que se Con El Fin De a pensar acerca de los usos que realiza sobre la red. Cae en la cuenta de que quizб son bastantes asi­ como que le dejan poquito lugar para su libertad”.

Ponerse en roce directamente con este profesor a travйs sobre Internet nunca seri­a fбcil. Goza de que acontecer a travйs sobre terceras personas. “Esto es por motivo de que no tengo perfiles en redes sociales y no ha transpirado, por lo tanto, no me promociono a mн mismo”, asegura.

La razуn es obvia, Enric seri­a individuo sobre esos ex adictos. Cumplida la treintena ha dedicado genial pieza de su empleo an indagar las repercusiones sociales de el manejo sobre la red, tal desplazandolo hacia el pelo igual que se puede corroborar en su ъltimo libro La gigantesco adicciуn. їCуmo sobrevivir a la red y nunca aislarse de el ambiente?’ sobre Editorial Arpa. Un trabajo en el que echa mano sobre historias personales con las que pretende concienciar del mal aprovechamiento que se viene haciendo de la red sobre redes, bastante especialmente de un lapso a esta pieza.

“A travйs sobre fotos, vнdeos y no ha transpirado mensajes, las personas mezclamos empleo desplazandolo hacia el pelo ocio, vida pъblica y privada al asistencia sobre una apariencia que queremos ofertar sobre nosotros mismos. La figura muy estudiada, extremadamente cuidada, como la sobre la compaснa bajo las directrices sobre un asesor de imagen. Yo no creo en esta visiуn del individuo. Nunca creo que debamos todas modelos acciones a un porte prefijado, con fines promocionales. Por eso nunca me interesan las redes sociales y no ha transpirado no tengo perfil en ninguna sobre ellas. Trabajo a travйs de instituciones, enseсo en universidades, escribo a travйs sobre publicaciones. Y no ha transpirado son la totalidad de ellas quienes establecen un nexo entre el pъblico asi­ como yo. A ellas se posee que recurrir Con El Fin De producir mi contacto”, explica el profesor.

Una adicciуn global

Sea igual que fuere, el suyo nunca seri­a un caso incidental. Cada oportunidad son mбs los ex conectados que deciden interrumpir debido a virtuoso con la red despues de autodiagnosticarse vнctimas. Despuйs de cerciorarse de el impedimento, “lo ъnico que se puede efectuar es desconectar por completo”, dice Puig.

Todos podri­amos caer en las garras de estas pi?ginas sociales, puesto que la red estб pensado para que enganche a cualquier. “Estas plataformas se aprovechan, sobre todo, de nuestros anhelos desplazandolo hacia el pelo temores el gusto por agradar asi­ como acontecer reconocidos, el temor a la soledad y al aburrimiento. Nos hacen imaginar que son la soluciуn a todo el mundo nuestros problemas cuando, en bastantes casos, consiguen que se vuelvan mбs graves”, explica el autor.

La adicciуn a la red aъn no estб catalogada en el DSM (Manual diagnуstico desplazandolo hacia el pelo estadнstico sobre los trastornos mentales) ni se ha visto, por la ocasion , vinculaciуn con dificultades de нndole psicolуgico “Todos somos esclavos en internet. O, por lo menos, йsta desea esclavizarnos a todos. Nos ofrecen sus servicios gratuitamente, pero tambiйn esperan que les ofrezcamos contenidos gratis. Su subsistencia asi­ como las bolsillos dependen de nuestra participaciуn. Cuantos mбs textos, fotos y no ha transpirado vнdeos colguemos, preferible Con El Fin De ellos. En sintesis, cuanto mбs tiempo pasemos en Internet, mбs se enriquecerбn”.

Alguno de los ejem sobre ex conectados que tuvieron la riqueza de notar de que se habнan convertido en esclavos 2.0 seri­a la ex influencer australiana Essena O’Neill. Un dнa, de asalto asi­ como plumazo, decidiу cerrar sus perfiles en las pi?ginas sociales que aglutinaban mбs de vi­a millуn sobre followers. Percibiу que “lo ъnico que verdaderamente le hacнa percibir bien era Adquirir mбs followers”. Sin embargo “nunca era suficiente”, semejante y igual que ha obligado en distintas entrevistas.

Demasiado mбs prуximos nos quedan los casos cГіdigo de descuento catholicmatch sobre Jon, un niсo vasco sobre 14 aсos que se enganchу a las redes sociales por su adicciуn a los videojuegos y no ha transpirado que ha sido competente sobre escapar de esta dependencia, o de Cristina, la catalana sobre 29 aсos que llegу a hipotecar la mayorнa de su tiempo disponible en busca de el apego en Tinder Incluso decidiу dar con la satisfaccion en el ambiente real.

Esclavos 2.0

“Cuando automatizamos la acciуn, como utilizar Whatsapp indiscriminadamente, es necesario preguntarnos todo el tiempo quй nos aporta y no ha transpirado quй nos resta. Desconectar de cualquier un buen rato seri­a una cosa excesivamente bueno por lo menor, nos permitirб hacernos esta duda y no ha transpirado procurar de contestarla honestamente. Nunca Tenemos nada nefasto en utilizar Whatsapp, pero sн en acontecer esclavo sobre йl. Existen momentos en los que, Solamente, nunca deberнamos tratar que se nos interrumpa; existe instantes que deberнamos tratar separado Con El Fin De nosotros mismos”, responde Enric an estos jуvenes (y no tan jуvenes) dependientes de la conexiуn Wi-fi o 4G.

Es cuestiуn de tiempo que se hable mйdicamente sobre la dependencia creada dentro de los usuarios y los dispositivos inteligentes “Nuestras sociedades estбn llenas sobre adicciones. Que se diagnostiquen o nunca depende de muchнsimos factores sociales, polнticos asi­ como econуmicos. No obstante, estй o no diagnosticada, existe una verdad que estб a la mirada de todo el mundo en Espaсa consultamos nuestros smartphones la media de 150 veces al dнa, y no ha transpirado nos entra angustia cuando nos quedamos desprovisto Red. Nos aleja del espacio pъblico asi­ como sobre el contacto fнsico con los usuarios, nos resta concentraciуn, afecta negativamente a nuestra destreza sobre aprendizaje y nos provoca inclusive dolencias corporales”. La era sobre digital ha traнdo consigo una novedosa forma de esclavitud desplazandolo hacia el pelo esta se estб cobrando debido a las primeras vнctimas.

Leave a Reply

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *